¿A los hombres les molesta ser objetos sexuales?

TE RECOMENDAMOS:

Valoración del editor

Espectacular

En cuánto a la pregunta de si a los hombres les molesta ser objetos sexuales, las respuestas han variado muchísimo con el correr de los tiempos, pero apartando el tema del sexoservicio, parecen responderse las interrogantes en estos días, gracias a las bondades de la tecnología que ha permitido estudios más serios sobre el tema.

Lo cierto es que a lo largo de los tiempos, la figura femenina se había destacado por ser la esencia de la sensualidad, gracias a sus formas y perfecciones que la han puesto en un punto muy alto de las debilidades masculinas. La mujer en sí ha inspirado a poetas y artistas, así como a las agencias de publicidad al punto de que se ha generado debates de alta gama sobre la cosificación del cuerpo femenino, llegando a tocar temas incluso hasta legales por los aspectos de integridad y de valor personal por cada sexo.

En espacios tan especializados como el de Fuck book, han aparecido distintas opiniones, expresiones y concepciones de la sexualidad que ha repercutido en nuevos conceptos y paradigmas sobre el tema de los objetos sexuales. Los signos y el romanticismo en la actualidad ha pasado a distintos planos en tiempos de revolución sexual y de liberación femenina con circunstancias distintas a las de nuestros padres. En cuánto al tema de si los hombres son objetos sexuales han aparecido nuevas respuestas.

Entre estas concepciones se encuentra que el hombre despierta un mayor autoestima cuando es valorado como un objeto sexual. El ser irresistible y ser deseado por una mujer, en lugar de lastimar al género masculino, lo hace sentir mucho mejor y más optimista en cuánto a su alcance con las mujeres, lo cual es prácticamente un deseo natural en la naturaleza masculina.

En el debate, incluso mujeres han asegurado sentirse contentas y hasta “sexy” por haber sido objeto de fantasías de muchos hombres sin compromiso. El sexo casual y fortuito puede ser incluso algo positivo para ellas también, liberándose con goce sexual y disfrutando sin compromisos de otras índoles para lo que no se está preparado en la circunstancia.

El tema de fondo es que el apego emocional ya no es tan necesario como se creía en otros momentos para tener buen sexo, por lo que la elección de pareja suele ser más libre y satisfacer la carne no es tan complicado como en otros contextos, sin tener que recurrir a los trabajadores sexuales. Incluso los hombres de hoy disfrutan ser visto como objetos sexuales. El sexo sin compromiso puede ser muy tentativo.

El otro detalle fundamental es que estos encuentros o citas casuales en el que los hombres están dispuestos a dar y recibir pasión y una experiencia entretenida, debe hacerse sin herir sentimientos y de común acuerdo. Esto luce trascendental y fundamental para que la situación funcione y que no se creen confusiones.

Entre algunas de las opiniones recibidas encontramos las siguientes:

  • “Me excita ser objeto sexual”.
  • “Sin pretensión emocional, es emocionante ser excitante para una mujer”.
  • “Me fascina ser el objeto sexual de mi pareja, como lo es ella para mi en todo el sentido de la lujuria”.

Entendiendo esto, también es importante saber que hay los que se sienten usados en el mal sentido por una mujer, pero suelen ser casos en el que no se habló claramente y en el que se ilusionó a la persona. Esto último no suele ser lo más recomendable: la franqueza por delante y no habrá heridos sino simplemente una buena experiencia para los involucrados.

Lo cierto es que el hombre hoy atraviesa su protagonismo en el mundo de los objetos sexuales y lo disfruta cuando se cumplen las reglas. Los tiempos han cambiado y el romanticismo de otras generaciones ha tenido variaciones. Cuando hay sintonía, todo es mucho más fácil.

Leave A Comment